Tratamiento

Lo que se puede hacer contra la halitosis

¿Quién demanda el tratamiento?

En la Península Ibérica, la consulta de la halitosis es ligeramente más demandada por mujeres que por hombres (53% vs 47%, respectivamente). Las mujeres tienden a ser más exigentes y a preocuparse más con el proprio aliento, llegando a valorarlo más negativamente que los hombres. Las consultas del Instituto del Aliento en la Península Ibérica registraron un espectro de edades que fue desde los 2 hasta los 94 años, con una edad media de 38 años. En el caso de niños pequeños, la mayor preocupación de los padres que los traen a la consulta es que la halitosis sea una señal de una enfermedad subyacente. No obstante, el impacto más negativo en la calidad de vida aparece entre los 15 y los 35 años. Es en estas edades cuando se observan, con mayor frecuencia, los efectos sociales de la halitosis, como baja autoestima, inseguridad e aislamiento (con repercusiones en el noviazgo, en las amistades y en el éxito escolar). Después de los 35 años, ya se observa una importancia mayor atribuida al contexto profesional, haciendo que los pacientes busquen la consulta también por temer un impacto negativo en su carrera.

La importancia de establecer un diagnóstico etiológico

Antes de ser realizado un tratamiento es esencial obtener un diagnóstico etiológico (que determine el origen/causa). La realización de tratamientos empíricos basados en suposiciones, sin fundamentación objetiva ni criterio, es ineficaz. En la consulta de diagnóstico son recogidos todos los datos del paciente, el estado actual y los antecedentes médicos relacionados con todos los factores predisponentes y desencadenantes de halitosis.

Después se realizan los exámenes que pueden incluir el estudio computarizado del aliento (a través de cromatografía gaseosa), el estudio de la saliva y de la función de las glándulas salivales y pruebas microbiológicas y enzimáticas a partir de muestras de placa bacteriana y de saliva (los más utilizados son la prueba BANA®, el teste colorimétrico Halitox® y la prueba de la beta-galactosidasa).


Terapéutica específica para las causas presentes

Atendiendo a la variedad de fenómenos independientes que pueden provocar halitosis, es necesario desmitificar algunas nociones falsas pero que aún perduran, como “la bacteria productora de mal aliento”, o “el enjuague/medicamento que cura el mal aliento”. Para cada causa de halitosis existe una terapéutica específica. Un enjuague de uso oral no posee acción sobre una halitosis subsecuente de una sinusitis, tal como un antibiótico no posee acción sobre una halitosis de origen reactiva alimentar. Luego, no existe un único tratamiento para la halitosis. El tratamiento adecuado será el más actual y de mayor eficacia de acuerdo a la condición o causa desencadenante del problema.


La eventual necesidad de consultas de revisión

La fase de control se inicia después de la remisión de la halitosis e incluye, usualmente, una o dos consultas de revisión. Son necesarias para la instrucción del paciente sobre las medidas preventivas y realización de eventuales procedimientos que aseguren el mantenimiento de los resultados obtenidos. El cambio positivo del aliento es visible por la actitud que los pacientes presentan en las consultas, especialmente a nivel de la confianza en sí mismos. Sin embargo, cabe señalar que se ha constatado que un tratamiento exitoso en la eliminación de la halitosis no siempre se acompaña por una adecuación del paciente a la nueva realidad. Del total de pacientes tratados con éxito, 7% aún continuaban viviendo como si padeciesen halitosis al cabo de 3 meses. Subsistían comportamientos defensivos como ocultar la boca con la mano, usar chicles con elevada frecuencia, etc. No obstante, en estos casos, al cabo de 6 meses y después de sesiones de apoyo a estos pacientes, este número disminuye considerablemente. Por todo esto debe de realizarse una distinción entre éxito completo (que incluye el biológico y el psicológico) y éxito solamente biológico (a pesar de la remisión de la halitosis el paciente aún no se ha “liberado” del problema). En este sentido, cualquier tratamiento para la halitosis debe de ser sensible e intervenir en ambos componentes físico y psicológico.


HCP Arthyaga®: un protocolo de eficacia comprobada

La tasa de éxito obtenida con el HCP Arthyaga® fue la más elevada hasta el presente, de acuerdo con las principales bases de datos médicas internacionales (PubMed/Medline, Scopus, ISI-Web of Knowledge, etc.). En una muestra de 704 pacientes que buscaron tratamiento específico para la halitosis, un 96,6% obtuvo la resolución completa de la halitosis, el 0,6% obtuvo una respuesta biológica (aunque la halitosis fue eliminada, estos pacientes no se sentían psicológicamente curados), el 1,0% obtuvo una respuesta parcial (no se registró una remisión completa aunque la halitosis disminuyó) y solo el 1,8% manifestó una respuesta nula (no se registró ninguna mejora). Los disturbios obsesivos relacionados con la creencia irreal de padecer halitosis (halitofobia) son los casos más difíciles de tratar debido a la dificultad de estos pacientes para reconocer su condición y someterse a un tratamiento psicológico/psiquiátrico.


Biblioteca Médica de la Halitosis elija una opción

Tratamiento

  1. La consulta especializada en halitosis
  2. Tipos de tratamiento
  3. Protocolo Arthyaga®