Halitosis

Qué es y cuáles son sus síntomas

Copyright - Aviso legal

¿Qué es la halitosis?

Halitosis (comúnmente "mal aliento") es un término médico usado para describir cualquier olor desagradable en el aire exhalado por la boca o la nariz. El término deriva del latín halitos (aire espirado) y del griego osis (alteración patológica).

En la sociedad actual, la imagen y las relaciones interpersonales presentan especial importancia. En este contexto, cuando un estímulo olfativo resultado desagradable o no placentero, es percibido como anti-estético. Hoy en día, el aliento es algo que preocupa al público en general, dándole una importancia cada vez mayor. En los Estados Unidos, la halitosis fue destacada como la tercera razón más común de consultas al dentista, después de la caries dental y la enfermedad periodontal.

Aunque muchas personas asocian el mal aliento con la expresión de un problema físico, la mayoría de los afectados se molesta más con sus consecuencias sociales. De hecho, la conciencia de los que sufren de halitosis suele causar importantes efectos psicológicos. El espectro de efectos varía desde un pequeño impacto hasta un trastorno total de la vida del paciente.


Terminologia

La halitosis suele ser clasificada en dos grupos dependiendo de si esta es o no percibida. Cabe señalar que la mayoría de los adultos padece de halitosis genuina al despertar, pero esta se encuadra en la categoría de halitosis transitoria. Se trata de un problema temporal atribuido a la reducción del flujo salival durante el sueño y al ayuno prolongado. Este tipo de halitosis ocurre también con la ingesta de ciertos alimentos tales como el ajo y la cebolla.

         
 
 
Es la halitosis percibida, es decir, un mal olor obvio y superior al socialmente aceptable. Puede ser identificado tanto por pruebas organolépticas (uso de la nariz) como por exámenes físico-químicos.
   
También es designada como halitosis patológica o crónica, es un tipo de halitosis permanente que causa consecuencias en la vida “normal” de los pacientes. Esta patología no se soluciona con los métodos usuales de higiene, pero requiere un plan de tratamiento específico, de acuerdo con el diagnóstico. El origen primario puede ser oral (boca o dorso posterior de la lengua) o extraoral (aparato respiratorio, tubo digestivo, alteraciones sistémicas, etc.).
 
         
   
También designada como pseudohalitosis, se trata de una condición en que no existe halitosis percibida, pero el paciente se queja insistentemente de su existencia con base en su autopercepción. Esta condición puede tornarse como un disturbio del foro obsesivo (halitofobia) cuando el paciente cree que aún padece de halitosis incluso después de haberle sido erradicada a través de un tratamiento médico (cuando es genuina) o incluso después de haber sido informado por terceros de que no padece de halitosis (pseudohalitosis).
   
También designada como halitosis fisiológica, esporádica o matinal, es un tipo de halitosis autolimitada, generalmente originada en el dorso de la lengua. Típicamente no requiere medidas terapéuticas, siendo considerada un problema más cosmético que médico.
 
         

Datos epidemiológicos

La halitosis presenta una prevalencia elevada en la población y puede afectar a cualquier sexo, edad, raza y condición socioeconómica. Para estimar la prevalencia de halitosis en una población pueden ser utilizados varios métodos.

Cuestionarios de
autorrelleno
Respuesta a un cuestionario estándar que tiene en cuenta la propia percepción de mal aliento. Es un método poco fiable ya que las personas que padecen de mal aliento frecuentemente no lo saben. También es común que muchas personas (incluyendo las más íntimas) no adviertan sobre la existencia del problema, generalmente por pudor o vergüenza social – la halitosis es aún tabú en la sociedad moderna. Por otro lado, otras personas piensan que padecen mal aliento cuando no esto no sucede – la percepción olfativa de un individuo no siempre le permite evaluar correctamente el propio aliento.
Pruebas organolépticas
Juicio de la presencia de halitosis con recurso al olfato de jueces/árbitros humanos. Tal como el anterior, este método no es totalmente fiable. Ciertos factores psicológicos y fisiológicos como el grado de atención, expectativas, ocurrencia de ayuno y ciclo menstrual, pueden influenciar el resultado de la medición.
Medición de los Compuestos Sulfurados Volátiles
Los CSVs son los compuestos predominantes en los casos de halitosis y su medición puede ser realizada con recurso a aparatos portátiles específicos. Sin embargo, como estos aparatos miden solamente los CSVs, los resultados son susceptibles de errores como los falsos-negativos, frecuentes en el caso de que la halitosis esté asociada a otros tipos de compuestos que no sean los CSVs (ex: indol, escatol, cadaverina, putrescina, etc.).
Cromatografía gaseosa
Permite identificar y medir de forma objetiva todos los compuestos presentes en el aire espirado, siendo considerada la forma de medición más fiable. Sin embargo, es un método dispendioso, moroso y poco práctico para ser usada en estudios epidemiológicos de gran escala. Generalmente, su uso está restringido a la consulta especializada de halitosis.

 

Los estudios epidemiológicos que ofrecen un mayor nivel de evidencia, es decir, una estimación más fiable de la prevalencia de halitosis en una determinada población, son aquellos que recurren a más de un método.

El estudio realizado por el Instituto del Aliento en la Península Ibérica utilizando los 4 métodos descritos anteriormente ha demostrado que la prevalencia de halitosis permanente en España y Portugal es idéntica a la de la población mundial, alrededor de 30%. También aquí afecta de igual forma a mujeres y hombres, sin predilección por la edad ni el nivel socioeconómico.